El Acoso, una perspectiva aterradora real

Antes de empezar quiero mencionar que esto es una opinión personal, no debería de serlo siendo franca; sin embargo considero que es importante recalcar que en la utopía ideal que mi mente maneja, nadie debería de pasar por una situación así, pero esto es tan real que se ha vuelto común y corriente no solo en México, si no de manera internacional a lo largo de la historia de la humanidad.

Empezare diciendo que hasta hace unos días realmente pensé que el movimiento feminista no me correspondía, ya que lo veía relativamente lejano; con quienes alguna vez he llegado a coincidir, saben que no soy la clase de mujer por la que hombres incendiarían Troya, rescatarían de la torre o competirían por tener y vaya para mi eso esta genial.

Considere muchos años de mi vida de manera ferviente, que solo a las mujeres visualmente atractivas, extrovertidas, jóvenes, con facciones finas, alegres, amadas por todo aquel que las conociera; pasaban por eso y que efectivamente yo no tenia que ver, porque era obvio que no pertenecía a ese sector de la población.

De todas formas, en el transcurso de mi paso por esta tierra, he tenido la fortuna de estar rodeada de maravillosas mujeres que tristemente compartieron experiencias desafortunadas; con personas incluso de su circulo familiar cercano, personas que ante la sociedad deberían de presentar una protección, pero a puertas cerradas.

El movimiento “feminista” llego a un punto absurdo cuando la gente lo tomo a broma, haciendo circo maroma y teatro con la tragedia; no voy lejos, justo este lunes estuve a punto de morir dos veces, necesitaba arreglar unos papeles temprano.

Desde hace mas de dos años yo ya no tomo taxi, ni metro, ni metrobus, mucho menos micro o combi, para evitar cualquier escenario feo, ¿Que alternativa encontré? Una aplicación llamada Picap, un servicio de moto que hasta ese entonces no me había fallado, lo elegí por sus tarifas económicas y la alternativa de llegar rápido a cualquier punto de la ciudad.

En fin, eran las 5 de la madrugada lo espere, y llego tarde por mi, me ofrecio que lo abrazara porque el iba a compensar el tiempo acelerando rápido, me parecio una buena idea y lo abrace.

En el camino me quizo hacer platica, lo cual, resulto muy incomodo, y cito sus palabras.

“Estas que te caes de buena amiga, con todo respeto, jajaja abrazame fuerte para que no te caigas a menos que tu marido te pegue…Ah no ma’ ¿Te gustan las viejas? ¿No has probado a un hombre de verdad? ¿Porque dejaste de abrazarme? La mera verdad estaba sintiendo bien rico mientras lo hacias, y en serio ¿No te gustaría intentarlo? Es que si es una lastima que no quieras tener hombres para complacerte”

Cabe mencionar que en el momento que lo solte y me aferre a la moto, el acelero y por su culpa casí nos damos de frente con un trailer y después con una camioneta grande, sin parar de reir y diciendo que si quería que disminuyera la velocidad, que volviera a abrazarlo; se metía entre calles, yo no conocía la zona, estaba oscuro, no pasaba gente y en cuanto llegamos al destino, me quite el casco, arroje el dinero dentro, y lo lanze mientras me bajaba, y el tipejo ese me dio una nalgada diciendome que no debí de haber sido grosera y que el sabía que me gusto su nalgada, me señalo volviendo a reirse y se fue.

Es la primera vez que me pasa algo así en transporte privado, y precisamente use la plataforma para evitar estas cosas y me senti tan asqueada, indignada, incomoda, evidentemente no me gusta del todo el genero masculino, salvo sus excepciones que regularmente viene de material 2D y personajes literarios o de series que no podrían existir salvo en ese plano; no tengo hijos (Ni deseo) y estoy en una relación formal con una mujer maravillosa. Y carajo iba toda de negro, ni maquillaje use, iba toda fachuda con cola de caballo con todo el cabello hacia atras.

Tengo mucha rabia porque mi yo de 15 años por menos de eso le habría roto la nariz, y lo tendría en el piso mariqueando con una lluvia de madrazos a puño limpio; yo nunca me he visto a mi como una victima, ni presa, ni mujer indefensa, soy una especie de lobo solitario; simplemente no soy esa clase de persona; y esta vez no pude reaccionar, me quede en shock, me paralize, y estuve conteniendo todo eso hasta que después de medio día llegue a casa, fue tan horrible, porque lo único que pude decirme fue.

Corriste con suerte, porque sigues viva, porque no te violo, porque solo fueron palabras, porque fue tu culpa por ir a esa hora todo por no querer ir mas tarde, porque si ves que tiene esa calificación lo tomaste…

Hasta el lunes yo pensé que esas cosas solo les pasaban a las mujeres atractivas, jóvenes, alegres, carismáticas; porque yo no soy nada de lo que ese sujeto dijo.

Tengo 30, tengo sobrepeso, soy una tipa introvertida, friki, nerd, que gusta pasar desapercibida, no soy material para la aprobación masculina, no uso ropa llamativa, odio los tacones, las faldas y los vestidos.

Ni siquiera me considero mujer porque no cumplo con los estándares suficientes para ser vista de esa forma, ni tampoco me considero hombre; me veo mas bien como materia, ocupo un lugar en el espacio-tiempo, y saben…yo todavía no consigo procesar lo que paso.

Y realmente cambio mi forma de ver esto; porque antes lo veía desde lejos, algo tan ajeno a mi persona; pero esto es real, tan real que es aterrador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .