#SalvemosPapalote El Papalote Museo del Niño está en peligro de extinción: Reinserta

El Papalote Museo del Niño está en peligro de extinción. En los últimos años más de quinientos niñas y niños que nacen y viven en prisión y adolescentes en proceso de reinserción han visitado el Papalote Museo del Niño, por lo que es un aliado estratégico y cercano con quién colaboramos para fortalecer nuestro Modelo de Atención para Madres y sus hijos e hijas que nacen y viven en Prisión.
Hoy el Papalote Museo del Niño está en peligro de extinción y necesita de nuestra ayuda para que siga operando y transformando la vida de miles de niñas, niños y adolescentes que han jugado a lo largo de los años. Reinserta pide a todos sus donadores y seguidores que apoyemos en la medida que podamos para salvar este espacio.
Por ello, quienes gusten ayudarnos a visibilizar esta problemática pueden enviar un mensaje con el hashtag #MiRecuerdoPapalote #SalvemosPapalote #EstoyconPapalote en sus diferentes redes socidigitales. Para quienes quieren ayudar de forma económica a través de un donativo lo pueden hacer a través del link https://papalote.org.mx/donativos/
Invitamos a otras organizaciones a sumarse hoy para salvar al Papalote, difundiendo en sus redes y contactos la información sobre la situación de este mágico lugar y apoyando proactivamente para tener al Papalote Museo del Niño por muchos años más. El Papalote Museo del Niño ha contribuido a la fase de transición de las niñas y los niños que se preparan para su salida definitiva del centro penitenciario en el que han vivido con sus madres, ya que las visitas que realizamos con las niñas y los niños al Papalote Museo del Niño, brindan espacios de esparcimiento y educación sanos y recreativos.
Muchas de las primeras salidas de las niñas y niños que viven en prisión con sus madres las realizamos al Papalote Museo del Niño, lo que les da un panorama de luz, magia y sentido de vida brindándoles un esquema de lo nuevo que les espera afuera de la prisión al llegar el fin de su periodo de estadía con sus madres en los centros penitenciarios. El Papalote ha sido un lugar en el que adolescentes en conflicto con la ley han podido despertar inquietudes a través del juego y la experimentación, a través de la justicia restaurativa que tanto necesitamos en nuestro país.

“Mi hijo nunca había salido a la calle, la primera vez que tuvo contacto con la realidad fuera de las cuatro paredes en las que vivimos del centro penitenciario fue al Papalote Museo del Niño y a su regreso al ver su carita llena de luz y sonriendo, diciéndome que vio muchos colores y sintió alegría ha sido una de las bendiciones más lindas que he tenido en mi vida”– mujer de 29 años.
“La parte favorita de mi hija fueron las burbujas. La voluntaria que fue con ella me contó que no la podía sacar de allí y que le encantó poder estar dentro de la burbuja. Mi hija no para de decirme que había muchos colores y diversión” – mujer, 27 años.

Autor: Shana

Actualmente el periodismo y los medios de comunicación están en constante cambio, en gran parte por las nuevas tecnologías. Por tal motivo, he creado shanafilms como un medio dedicado a acercar al público general una mirada profesional, crítica y entretenida a través del turismo, en cine, los videojuegos, el entretenimiento y estilo de vida, con contenidos originales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .