Alberto Ibáñez hace una inmersión en el imaginario de la cultura OVNI en La nave de los dioses

Durante la última década, el artista Alberto Ibáñez Cerda (Coahuila, 1964) ha desarrollado una labor pictórica que casi ha prescindido por completo del trabajo con modelos o apuntes del natural para incorporar imágenes ya realizadas por terceros, representaciones cuyas características formales recuerdan a las de la fotografía; para ello, ha elegido algunas de las denominadas “imágenes virales”, aquellas cuya diseminación es continua en el universo de las redes sociales o son uno de los elementos que conforman a un meme.

En el 2014, Ibáñez Cerda pintó Principio de Incertidumbre, un óleo en el cual reconstituyó una de las famosas fotografías que el suizo Billy Meier diese conocer de sus avistamientos OVNI hacia el final de la década de 1970. Esta pieza es el germen de la actual serie que presenta Galería Unión, llamada La nave de los dioses, la cual fue realizada en su mayoría durante el primer año de confinamiento por SARS-CoV-2.

La serie le permitió a Ibáñez Cerda continuar su interés por imágenes cuya fiabilidad como evidencia de un acontecimiento visual, el avistamiento, no puede comprobarse, pero existen ya como constantes en un imaginario cultural específico, el de la cultura OVNI. Se puede estar de acuerdo o no con quienes participan de ella, pero el desacuerdo y el escepticismo no disminuye en nada su valor para quienes las hacen reales mediante su convicción y su enunciación.

Con la curaduría de Irving Domínguez, La nave de los dioses sitúa buena parte de esos artefactos voladores en paisajes que tienden lazos con el romanticismo alemán y su búsqueda de lo sublime en la naturaleza, aunque tal epifanía ocurra deus ex machina. Quizá el artista participa de aquellas ilustraciones virales que comenzaron a circular durante el primer año de confinamiento y las cuales aseveraban que, si algunos extraterrestres te abducían, en realidad se trataba de un rescate.

La elección de recurrir a representaciones ya existentes implica una postura crítica respecto de una concepción moderna del pintor, de quien no sólo se esperaba – implícitamente se le exigía – originalidad, y aún pervive en el imaginario social: un representante de la destreza plástica, un proveedor de imágenes que renuevan la experiencia sensorial con aquellos entes que cohabitan nuestros “mundos”, cada vez más confinados, domésticos hasta el hartazgo.

Para Ibáñez Cerda, la pintura le otorga certidumbre a una representación fugaz a punto de esfumarse en una cascada de tantas otras imágenes que demandan nuestra atención inmediata y que quizá no regresen, o cuando lo hagan ya se han imbricado en otra modalidad de lo visual. Las obras que realiza el artista recuperan tales representaciones para brindarles una contundencia plástica; al hacerlas rotundas, la solvencia formal despliega una contradicción entre el motivo elegido y el tratamiento en su reconfiguración.

La nave de los dioses se encuentra disponible al público en formato presencial en Galería Unión, únicamente con previa cita, del 24 de abril al 12 de junio con un horario de 12:00 a 18:00 horas; el espacio se encuentra en Allende 96, int.10, col. Centro, CDMX.

Sobre Alberto Ibáñez Cerda

Torreón, Coahuila, 1964

Es egresado de la licenciatura en Artes Plásticas de la Universidad de las Américas Puebla. Cuenta con 20 exposiciones individuales y más de 50 colectivas en diversas ciudades de México, Estados Unidos, Francia, Canadá, España, Argentina e Italia.

Cuenta con diversos reconocimientos entre los que destacan: Mención Honorífica en Pintura de la Bienal Monterrey FEMSA 2003; menciones honoríficas en la Primera Bienal de las Fronteras, 2015; en la IV Bienal de Yucatán 2012 y en el Gran Premio Omnilife 2001, así como premios del Encuentro Estatal de Arte Contemporáneo de Puebla 2001, 2008, 2009 y 2010.

En 2003 se hizo acreedor a una beca de producción de la Fundación Pollock-Krasner de Nueva York y ha sido tres veces becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla en la categoría de Creadores con Trayectoria.

En 2004 fue invitado al 22 Simposio de Arte contemporáneo de Baie Saint Paul en Quebec y al evento Art dans la Ville en Saint Etienne, Francia, este último como parte de la Mención Honorífica obtenida en la Bienal Monterrey FEMSA. En 2009 fue invitado por la fundación Workingclassroom de Albuquerque, Nuevo México, a producir una escultura pública.

Su trabajo se propone como una crítica de la representación visual a partir de una autocrítica de la pintura, cuya genealogía se remonta a la pintura europea de la postguerra, principalmente a la obra de Gerhard Richter, Luc Tuymans y Martin Kippenberger entre otros.

Autor: Shana

Actualmente el periodismo y los medios de comunicación están en constante cambio, en gran parte por las nuevas tecnologías. Por tal motivo, he creado shanafilms como un medio dedicado a acercar al público general una mirada profesional, crítica y entretenida a través del turismo, en cine, los videojuegos, el entretenimiento y estilo de vida, con contenidos originales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .