Ayuno intermitente: prescripción de una intervención nutricional

Publicado originalmente el 25 de noviembre de 2020

Angela K. Fitch, MD, FACP, FOMA, directora adjunta de Massachusetts General Hospital Weight Center (Centro de Peso de Massachusetts General Hospital), ha desarrollado un protocolo de toma de decisiones compartida para apoyar a los médicos en la implementación del ayuno intermitente como una intervención nutricional prescrita.

“Los médicos históricamente han evitado las intervenciones nutricionales prescritas”, dice la Dra. Fitch. “Le debemos a nuestros pacientes ayudarlos a entender sus beneficios y hacer los cambios necesarios. Las intervenciones nutricionales deben enfocarse en un contexto compartido de tomar decisiones, tal como lo haríamos con otras opciones de tratamiento”.

La Dra. Fitch está combinando la introducción de los protocolos de atención con base en el ayuno intermitente con el inicio de un estudio de colaboración con Kathleen E. Corey, MD, MPH, MMSc, directora del Fatty Liver Center (Centro de Hígado Graso). El estudio proporcionará un ambiente controlado dentro del cual se podrán monitorear las reducciones de los niveles de grasa en el hígado relacionadas con el ayuno.

El inicio de las intervenciones nutricionales presenta desafíos

“Históricamente, los médicos consideraban la nutrición como un factor ambiental. La gente cultivaba alimentos en sus campos o patios y se alimentaba de ellos. Aunque los pacientes ahora tienen más opciones e influencia en sus dietas, el enfoque de los médicos no ha cambiado sustancialmente”, dice la Dra. Fitch. Los médicos informan de varios obstáculos a las intervenciones basadas en la nutrición. Tales intervenciones a menudo implican un enfoque de asesoramiento intensivo de larga duración.

Además, las pruebas de los estudios nutricionales, aunque están ampliamente disponibles, suelen ser contradictorias, lo que puede frustrar a los pacientes durante las conversaciones.

“Los estudios nutricionales están llenos de desafíos”, dice la Dra. Fitch. La seguridad de los estudios se ve afectada por la falta de financiación imparcial, el plazo necesario para obtener resultados y los desafíos operativos que supone el control de la dieta de los sujetos. Por lo tanto, a pesar de la evolución de la dieta como una opción de estilo de vida es poco probable que los médicos examinen las cuestiones nutricionales con sus pacientes, incluyendo aquellos cuyas condiciones crónicas se beneficiarían enormemente de las intervenciones dietéticas.

La Dra. Fitch planea cambiar eso. “Los programas de ayuno intermitente pueden tener éxito si se introducen en un entorno de apoyo y decisión compartida”, dice la Dra. Fitch. “Nuestro objetivo es proporcionar estructura y apoyo, permitiendo a los médicos educar, dar consejos concretos y ayudar al paciente a romper las barreras”.

El cuidado de la salud es una preocupación fundamental que mantiene ocupados a científicos y nutriólogos en todo el mundo. Debido a los numerosos casos de diabetes tipo 2 y problemas derivados del sobrepeso como las principales morbilidades asociadas a los fallecimientos por Covid-19, que provocan hasta el 40% de los casos en México y Estados Unidos, las opciones de dietas para cuidar la alimentación se multiplican, pasan a través de modas, y compiten por ser recomendadas dentro de diversos programas para bajar de peso (1).

Los estudios demuestran los beneficios metabólicos del ayuno intermitente

El ayuno intermitente utiliza alguno de los varios esquemas que alternan los períodos de comida y de ayuno, incluyendo:

Alimentación con tiempo restringido: Se basa en consumir alimentos en un período de ocho a 12 horas seguidas de 12 a 16 horas de ayuno.
24 horas: Alternando entre un día de alimentación normal y un día de ayuno durante 24 horas.
Esquema 5:2: Consiste en comer normalmente cinco días a la semana, seguido de dos días de consumo menor de 600 calorías.
El ayuno intermitente desencadena un cambio metabólico en el hígado pasando de la obtención de energía a partir de la glucosa derivada del hígado a la obtención de energía a partir de cuerpos cetónicos derivados de la adiposidad. El cambio metabólico provoca reacciones celulares que refuerzan la respuesta del cuerpo al estrés, con posibles aplicaciones clínicas para la obesidad, la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares y otras condiciones.

Además, los cuerpos cetónicos que se liberan durante los períodos de ayuno proporcionan beneficios como la estimulación del mantenimiento y la reparación celular, el aumento de la resistencia al estrés y la biogénesis mitocondrial. Una aplicación específica del ayuno intermitente es la regulación hepática del metabolismo de las grasas, el enfoque de un próximo estudio de los doctores Fitch y Corey.

Un enfoque basado en un protocolo para estructurar la intervención del ayuno intermitente

Las intervenciones de ayuno intermitente son agnósticas a los consejos dietéticos sobre alimentos específicos, lo que permite a los médicos y a los pacientes tomar un camino más sencillo para su aplicación. “Los protocolos proporcionan estructura y apoyo a un equipo médico que debe influir en los cambios de mentalidad de los pacientes para implementar con éxito una intervención nutricional prescrita”, dice la Dra. Fitch.

Generalmente, el equipo médico se encargará de:

Identificar a los pacientes candidatos: El ayuno no está indicado para pacientes con trastornos alimentarios o que estén embarazadas. Algunas condiciones, como la diabetes, requieren un monitoreo clínico.
Educar a los pacientes: Los médicos deben proporcionar información fácil de entender sobre los beneficios y efectos del ayuno intermitente, seguida de recomendaciones clínicas claras.
Involucrar al paciente en la toma de decisiones compartida: Es crítico discutir la salud del paciente, la familia y otras metas, mostrar la conexión entre el ayuno y las metas y permitir que el paciente responda y haga preguntas.
Desarrollar un plan por etapas: Los médicos deben considerar comenzar con una versión parcial o menos desalentadora del ayuno intermitente. Identificar las barreras e involucrar a los pacientes en el desarrollo de soluciones refuerza el éxito.
Proporcionar apoyo: Los médicos deben identificar los métodos individuales del paciente, como llamadas telefónicas, redes sociales y grupos de apoyo para proporcionar recordatorios y motivación.
Monitorear al paciente: El establecimiento de la Telemedicina como un formato de consulta conveniente alivia la carga de la supervisión

Autor: Shana

Actualmente el periodismo y los medios de comunicación están en constante cambio, en gran parte por las nuevas tecnologías. Por tal motivo, he creado shanafilms como un medio dedicado a acercar al público general una mirada profesional, crítica y entretenida a través del turismo, en cine, los videojuegos, el entretenimiento y estilo de vida, con contenidos originales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .