Distrito ww

Tolkien y Jackson: los señores de la Tierra Media

Por Daniel Flores

Oscura y luminosa; poética y devastadora; un retrato del fin de todas las cosas: La obra de J. R. R. Tolkien, llevada a la pantalla grande a través de la visión del director neozelandés, Peter Jackson, marcó a una generación entera, gracias a la pasión con que este realizador se sumió por completo en la fantasía “tolkeniana”, tarea nada fácil de adaptar, máxime que los trabajos del escritor británico son en sí mismos piezas maestras, tan complejas como la creación de un panteón mitológico entero, en el que dioses y humanos se empatan a través de sus cualiDesde mi cielo\” (2009) y \”King Kong\”dades y debilidades.

Tolkien, nacido el 3 de enero de 1892, es considerado uno de los máximos referentes de la literatura fantástica y un auténtico erudito de la lengua inglesa. Como catedrático de las Universidades de Leeds y Oxford influyó en la sociedad británica de principios del siglo XX, no sólo mediante su brillantez docente, también, como el responsable de darle a su nación un reflejo de sus tradiciones “arturianas”, enalteciendo el sentido del misticismo de los habitantes de Inglaterra.

Afectado por su intervención en la Primera Guerra Mundial, al igual que otros autores, caso A. A. Milne, el creador de “Winnie Pooh”, Tolkien plasmó en “El Señor de los Anillos” los horrores de las contiendas bélicas, exaltando a su vez, que aún en la más tenebrosa desesperanza, existe un último rastro de bondad en el ser humano. Igualmente, para JRRT la maldad carecía de rostro, la contemplaba como una entidad perdurable, manifestada en cualquier tiempo y lugar, pero siempre combatida por cualidades como la nobleza, la valentía, la sabiduría, la inocencia, e incluso, la ignorancia.

Durante años, Tolkien dedicó su vida a crear este universo, plasmado en “Lord of the rings”y “El Hobbit”, novelas generadas luego de un largo proceso de gestación creativa por parte del nativo de Bloemfontein, que implicó crear un lenguaje ficticio pero con auténticas reglas, tanto para su vocalización como para su escritura, así como una serie de antecedentes, líneas genealógicas de sus personajes y condiciones geográficas pertinentes de los escenarios donde se desarrollan sus historias.

Quien no haya leído a Tolkien, seguramente sentirá un golpe en la cabeza ante el mamotreto que resguarda las diversas sensaciones provocadas por la trilogía de libros, además de “The Hobbit“. Sin embargo, conforme las páginas avanzan, el lector profundiza con párrafos ágiles, que revelan la grandeza del valor ante el más ignominioso enemigo, así como la destrucción que conlleva el ansia desesperada del poder. Adelantado a su tiempo, el Profesor Tolkien vislumbró en los textos la necesidad de proteger a la naturaleza en contra de la industrialización desmedida.

Tras su fallecimiento en 1973, tuvieron que pasar 28 años para que la obra de Tolkien fuera llevada a la pantalla grande. Muy a pesar de sus críticos, quienes calificaban a Peter Jackson como un mero director de Serie B, por cintas como “Bad taste” (1987) y “Braindead” (1992), el originario de Pukerau Bay logró plasmar, en más de 10 horas mostradas en pantalla, la grandeza del vasto mundo imaginado por JRRT, recurriendo a efectos visuales sumamente creíbles, tomando en cuenta la disparidad de estaturas entre los diminutos “hobbits” y el resto de las razas de la “Tierra Media”, proeza que le valió loas a Jackson y su equipo técnico.

Con una estética visual sublime, la trilogía de “El Señor de los Anillos” semeja una épica distante, en la que la calidez, honradez y coraje de los “hobbits”, “Frodo”, “Sam”, “Pippin” y “Merry”, logra inspirar a elfos y humanos en la misión de destruir el anillo de “Sauron”, capaz de corromper al portador y llevarlo a la locura. Jackson tuvo el tino de respetar la obra original pero agregando un poco de su cosecha sin despegarse mucho del concepto “tolkeniano”. En ese sentido, la inclusión más amplia del personaje de “Arwen” (Liv Tyler), no sólo como una princesa élfica, también, como una diestra amazona capaz de resguardar al portador del anillo, “Frodo”, dio en el clavo, gestando los cambios necesarios para irrumpir en los fans y los que nunca se habían acercado a los textos.

Tras conquistar 17 premios Oscar y recibir halagos de expertos en cine y público, la trilogía de Lord of the rings” marcó también a una generación de cineastas y creativos, y fortaleció un engrandecimiento de fans, gustosos de conocer más sobre estos mundos mágicos, ya fueran los de Tolkien, o de otros autores, como C. S. Lewis, compinche de JRRT, y escritor de “Las Crónicas de Narnia“, las cuales lograron llegar al cine aunque sin el éxito de la epopeya de la “Tierra Media”.

Años después, tras los fallidos intentos de Jackson por lograr éxitos de taquilla con filmes como “Desde mi cielo” (2009) y “King Kong” (2005), optó por regresar al Universo de Tolkien y filmar “El Hobbit” en tres películas. Si bien recibió cualquier cantidad de desprecios por alargar una novela tan corta, esta segunda trilogía (2012-2014), generó ingresos multimillonarios, consolidando a Peter Jackson como el heredero artístico de JRRT.Tras “despedirse” de esta producción, el neozelandés decidió apartarse de la dirección y se tornó en productor, tomando el libro de ciencia ficción juvenil, “Máquinas Mortales”, como su nuevo juguete. Sin embargo, Jackson y su equipo fracasaron monumentalmente el año pasado, recaudando sólo 65 millones de dólares de los cien millones que costó (sin contar los gastos de marketing), poniendo en tela de juicio el prestigio del realizador, quien ha fallado en este rol, así como en la labor de producción.

¿Será que Jackson y sus diestras colaboradoras, Fran Walsh y Philippa Boyens, están tan sumergidos en Tolkien que ya no pueden ver más allá de ese mundo? ¿Habrán entregado su pasión como artistas a la “Tierra Media”? De ser así, ¿no cabría la posibilidad de que realicen una tercera trilogía basada en “El Silmarillion” y contar al público los orígenes de esta fantasía? En Hollywood billete mata hasta los más nobles ideales, así que, tal vez, aquella despedida de Jackson a Tolkien tenga que ser pospuesta.

Anuncios

Acerca de Shana

Actualmente el periodismo y los medios de comunicación están en constante cambio, en gran parte por las nuevas tecnologías. Por tal motivo, he creado shanafilms como un medio dedicado a acercar al público general una mirada profesional, crítica y entretenida a través del turismo, en cine, los videojuegos, el entretenimiento y estilo de vida, con contenidos originales.

0 comments on “Tolkien y Jackson: los señores de la Tierra Media

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: